Vacunación de las gallinas- vacunación obligatoria, sentido y procedimiento

Las vacunas no son sólo un tema para los humanos, sino también para las gallinas. Sin duda, es mucho más fácil para el criador de gallinas aficionado encontrar el plan adecuado para vacunar a su rebaño que para los criadores ambiciosos que visitan regularmente exposiciones con sus gallinas. El riesgo de infección con una gran variedad de enfermedades es enorme aquí, pero rara vez entra en juego en el gallinero doméstico.

Nota

Las gallinas no suelen ser vacunados con una jeringa, como nosotros los humanos. La vacuna para las gallinas se administra en el agua de bebida. Las gallinas lo absorben al beberlo y quedan así “vacunados”.

Vacunas y gallinas

¿Hay que vacunar a las gallinas?

No obstante, existe una vacunación obligatoria para las gallinas, independientemente de que se tengan como afición o no, prescrita por el legislador. La regulación para la protección contra la influenza aviar y la enfermedad de Newcastle debe realizarse mediante una vacunación efectiva contra la enfermedad de Newcastle. La vacunación contra la enfermedad de Newcastle es necesaria cada 6 semanas (adición de agua potable) o anualmente (vacunación por el veterinario).

El cuidador de gallinas tiene que guardar una prueba sobre la ejecución y la regularidad. En las exposiciones, los certificados apropiados se deben presentar de todos modos, de lo contrario las gallinas serán excluidos del evento.

Vacunar a las gallinas – sí o no

La cuestión de si hay que vacunar a las gallinas o no ya debería haberse aclarado con los requisitos legales. Apenas se comprueba si se ha llevado a cabo dicha vacunación, ya que, sobre todo, el gran número de criadores de gallinas aficionados con sus pequeñas bandadas pasan rápidamente desapercibidos durante las inspecciones, si es que éstas tienen lugar.

Si una vacunación tiene sentido desde el punto de vista personal para la propia permanencia, cada propietario de gallina debe estar de acuerdo con su conciencia. Sólo por razones de salud, uno quisiera tener una larga alegría en sus compañeros emplumados, un esquema de vacunación adaptado a las condiciones individuales, sin embargo, se recomienda a cada propietario de gallinas, no importa lo pequeño que sea. Si toda la población es destruida por una enfermedad, contra la que se podría haber vacunado, el murmullo suele ser grande – ¡pero entonces ya es demasiado tarde!

¿Dónde se consigue la vacuna?

Una vez tomada la decisión de vacunar a las gallinas, pronto surge la cuestión de los costes y la adquisición de la vacuna. Es fácil visitar al veterinario local, allí no sólo obtendrá la vacuna sino también información sobre la administración, el coste y la manipulación.

El coste de la vacuna contra la enfermedad de Newcastle es de unos 22 euros por 1000 gallinas. Desgraciadamente, la vacuna no suele estar disponible en dosis más pequeñas y, además, no se puede almacenar durante mucho tiempo. Por ello, casi todos los clubes locales de cría de animales pequeños organizan jornadas de vacunación. En ellas, cada socio del club, y normalmente también cada criador de gallinas aficionado, puede recoger una pequeña cantidad de vacuna y dársela a sus gallinas en casa en el bebedor. De esta manera sale más económico.

Vacunación contra la enfermedad de Newcastle (vacunación obligatoria)

La vacunación contra la enfermedad de Newcastle, más conocida como gripe aviar atípica, debería ser algo habitual para todos los criadores de gallinas. Si se produce, todo el rebaño está en riesgo, ya que la mortalidad es alta y se produce en pocos días.

El virus de la enfermedad de Newcastle no sólo se transmite a las gallinas sanos a través del contacto directo con gallinas contaminadas, sus excrementos y fluidos corporales, sino que también se propaga por el aire. También es posible la propagación del virus durante un periodo muy largo (de seis meses a varios años) a través de la carne fresca o congelada, los ovoproductos y los huevos secos. El polvo de los establos, la ropa, los neumáticos de los coches y el calzado facilitan la transmisión de la enfermedad de una granja a otra.

Si se detecta una enfermedad de Newcastle, la oficina veterinaria establece una zona restringida alrededor de la explotación afectada.

Bajo estos aspectos sólo es comprensible que la ley obligue a esta vacunación. La inmunización se lleva a cabo, por un lado, mediante la vacunación básica y, por otro, mediante las vacunas de refuerzo trimestrales.

A los 14 días de edad, los pollitos reciben la vacuna por primera vez a través del agua de bebida. Con las dosis de la 7ª y 21ª semana, la inmunización básica está completa y sólo son necesarias las vacunas de refuerzo de 6 semanas para generar una protección fiable contra la enfermedad.

Vacunación de Marek

Se recomienda la vacunación contra la enfermedad de Marek, sobre todo en el caso de los reproductores. La enfermedad de Marek es una enfermedad vírica causada por el herpes, que afecta principalmente a las gallinas de hasta 13 semanas de edad y tiene una alta tasa de mortalidad.

La infección se produce a través de los pulmones, desde donde el virus se propaga por la sangre y se adhiere a los órganos linfoides, lo que provoca una parálisis.

El control no es posible, la propagación es rápida, por lo que la prevención es la única medida eficaz para mantener el Marek lejos del rebaño. La vacunación se realiza una vez el día de la eclosión mediante una inyección en el tejido muscular.

Vacunación contra la coccidiosis

La vacunación contra la coccidiosis también puede resultar muy útil, especialmente si ya se ha producido una infección de este tipo en el rebaño en el pasado. Aunque las gallinas viejos están así protegidos contra un nuevo brote de coccidiosis , no lo están las crías, que son entonces atormentadas con diarrea sanguinolenta o viscosa y a menudo mueren.

Aquí se “vacuna” a través del agua de bebida, cuando los polluelos tienen entre cinco y nueve días de vida, para conseguir una inmunidad de por vida.

La vacunación contra la laringotraqueítis infecciosa (ILT) y la bronquitis también es muy recomendable para los criadores de gallinas que acuden a menudo a espectáculos y exposiciones, pero tiene poco sentido para los criadores de gallinas aficionados.

Consejos prácticos: Al vacunar, asegúrese de seguir

La mayoría de las vacunas, a excepción de la de la enfermedad de Marek, se administran a través del agua potable.

Para lograr realmente una protección eficaz de la vacunación en este caso, deben observarse los siguientes puntos:

  • Sólo vacunar a las gallinas sanos. Los animales enfermos y debilitados no se vacunan.
  • La administración se realiza a través de un recipiente de plástico limpio y sin residuos de limpieza en agua limpia y bien refrigerada con un contenido de cloro inferior a 5mgl.
  • El suero de la vacuna debe conservarse en un lugar fresco y oscuro hasta su utilización – ¡Nunca exponga el suero a la luz solar!
  • Para garantizar una rápida absorción de la vacuna (la dosis debe consumirse como máximo a las 2 horas), las gallinas deben dejarse en el gallinero sin agua durante unas horas antes.

Al igual que en el caso de los humanos, el organismo de las gallinas debe procesar primero la vacuna y someterse a la inmunización. Este es un momento agotador para las gallinas. Por lo tanto, recomendamos apoyar a las gallinas con vitaminas adicionales.

Nuestra recomendación:

link

Deja un comentario