Reconocer a la gallina enferma

Hay innumerables enfermedades que pueden hacer la vida difícil a nuestros compañeros con plumas. Algunas de ellas son graves y conducen a la muerte si no se tratan, mientras que otras remiten sin tratamiento y sólo afectan a la salud de las gallinas temporalmente.

La decisión de utilizar o no medidas para combatir la enfermedad, y de cuáles son, es enteramente responsabilidad del criador de gallinas. En primer lugar, le corresponde reconocer cuando sus gallinas no están bien y, en segundo lugar, tomar las medidas adecuadas. Esto puede ser ponerse en contacto con el veterinario, pero también la decisión de que el autotratamiento es suficiente.

detectar la gallina enferma

Detectar la gallina enferma

De todas formas, ¿cómo puedes distinguir a una gallina enferma? Al fin y al cabo, no puede hablar y no te presentará una cabeza roja de fiebre. Sin embargo, es relativamente fácil reconocer una gallina enferma, incluso para los profanos.

Reconocer las enfermedades

A menudo, los criadores de gallinas aficionados reconocen las enfermedades en las gallinas mucho antes que las grandes explotaciones, debido al contacto intensivo con los animales. En este caso, una gallina enferma a menudo sólo se nota cuando ya está muy debilitado.

El primer signo de una enfermedad que se extiende, ya sea de naturaleza bacteriana, causada por parásitos o por un virus, es el cambio en el comportamiento de la gallina.

El ave, por lo demás ágil y vivaz, está más aletargada de lo habitual , duerme más y quizás incluso se separa de las demás gallinas. También el comer ya no se lleva a cabo en la medida observada habitualmente con él. Quizás también el pico, los ojos o la cloaca están pegados por los excrementos y por eso llaman rápidamente la atención.

En la fase dos de una enfermedad que se propaga en la gallina, el paciente está apático, posiblemente se percibe un estornudo o sonidos respiratorios . La gallina enferma está ahora apartada del grupo con el pelaje esponjado en un rincón, algunas gallinas también se quedan en el comedero o el bebedero, los ojos no tienen brillo y las alas cuelgan sin fuerza.

¿Qué hacer con la gallina enferma?

En las gallinas que muestran claros signos de enfermedad, ésta suele estar muy avanzada y el tratamiento se hace más difícil. Si se descubre una gallina enferma en el gallinero, el propietario debe actuar al menor signo de enfermedad.

En primer lugar, se separa al paciente con plumas de las demás gallinas. Un compartimiento separado, cerrado de las otras gallinas o el traslado a un gallinero completamente diferente (si es necesario, incluso sus propias cuatro paredes) debe ser para proteger al resto de la manada de gallinas.

¡Las enfermedades causadas por bacterias, virus, parásitos u hongos pueden propagarse rápidamente en el rebaño! Especialmente en las gallinas debilitadas, viejas o jóvenes, el riesgo de infección es alto, por lo que hay que separar siempre a las gallinas enfermas del grupo.

Lo que no debe hacer una gallina enferma

Bajo ninguna circunstancia debe criar una gallina enferma o con problemas de salud. Las infecciones pueden pasar de la gallina al huevo. Incluso en los polluelos jóvenes, la gallina enferma debe ser separada para proteger a los polluelos de contraer enfermedades causadas por bacterias o virus.

Incluso en el caso de enfermedades que no se transmiten por infección, sino que son hereditarias, causadas por envenenamiento o provocadas por un descarrilamiento metabólico, el animal no debe utilizarse para la cría. Mantener al animal separado no es necesario en estos casos debido a la falta de contagio, pero en muchos casos ayudará a la recuperación del animal.

Asimismo, el pollo enfermo debe recibir los medicamentos naturistas o convencionales necesarios, al igual que debe ser alimentado según su enfermedad.

En el caso de la diarrea , por ejemplo, se recomienda una dieta suave, mientras que otros síntomas requieren más energía en forma de alimento con proteínas.

Deja un comentario