Polluellos – Temperatura y humedad en la cría artificial

Para garantizar la mayor tasa de eclosión posible en la cría artificial, hay que tener en cuenta algunos factores importantes, como la temperatura óptima de cría. Además de la condición de la gallina, la calidad del esperma del gallo y los factores hereditarios como tal, los huevos seleccionados para la eclosión y su almacenamiento también desempeñan un papel importante.

Tasa de eclosión óptima

La tasa óptima de eclosión es cuando al menos el 70% de los huevos seleccionados para la eclosión producen un polluelo.

Para lograr ese óptimo con la cría artificial, no son pocos los factores ambientales que deben cumplirse. Entre ellos se encuentran la temperatura de incubación, la humedad, el suministro de oxígeno suficiente y por supuesto, el volteo diario de los huevos .

La temperatura óptima de incubación

La temperatura de cría correcta desempeña un papel importante en la cría artificial .

La temperatura ideal de cría

  • Para las criadoras de superficie (sin ventilador), la temperatura de la cría debe estar entre 38,0 y 38,3 grados centígrados, medidos a nivel del borde superior del huevo.
  • Para las criadoras de motor (con ventilador), la temperatura debe ser de 37,5 grados centígrados (no importa dónde se mida).

Esta temperatura debe mantenerse lo más constante posible para acercarse lo más posible a la cría natural.

link

Variaciones de la temperatura de cría

Las desviaciones de hasta 0,25 grados hacia arriba o hacia abajo, en cambio, los huevos para incubar sí pueden soportarlas.

Temperatura de eclosión durante la fase de eclosión

En los últimos tres días antes de la eclosión, tiene sentido bajar la temperatura de incubación en 0,2 grados centígrados, ya que los polluelos producen ahora un alto nivel de su propio calor en el propio huevo.

¿Dejar enfriar los huevos incubados?

En algunas publicaciones especializadas también se habla del enfriamiento diario de los huevos. Una conclusión lógica, si se mira un poco más de cerca la cría natural. También en este caso, la gallina abandona la nidada durante la cría, lo que provoca un enfriamiento de los huevos.

En la cría artificial, este efecto puede imitarse sacando los huevos de la criadora durante unos 15 o 20 minutos cada día. En la práctica, sin embargo, este procedimiento recibe poca atención debido a la cantidad de trabajo que implica.

Hasta ahora no hay indicios de que la tasa de eclosión mejore o que los polluelos tengan más vitalidad gracias al enfriamiento diario de los huevos para incubar.

¿Se dañan los huevos para incubar si se enfrían durante mucho tiempo?

Tanto al esquilar los huevos para incubar como al limpiar la incubadora, puede ocurrir fácilmente que los huevos se enfríen un poco más. ¿Se han dañado los huevos?

Una vez pasados los primeros días de la eclosión, los embriones de los huevos son muy robustos. Aunque los huevos incubados se enfríen durante varias horas en la segunda mitad de la eclosión, esto no suele perjudicarlos. Hay casos en los que la incubadora estuvo desconectada de la red eléctrica durante 24 horas, pero los polluelos salieron casi todos de los huevos.

La humedad ideal

No sólo la temperatura de incubación es decisiva para el éxito de la misma, sino también, en gran medida, la humedad del aire. Si la humedad es demasiado baja durante la incubación, es decir, si la incubación es demasiado seca, el germen no se desarrollará correctamente y el polluelo puede quedarse atascado en el huevo cuando nazca.

Humedad en la incubadora

Humedad en la incubadora

Una cría demasiado húmeda tampoco promete un buen resultado de eclosión, porque si la humedad es demasiado alta, el polluelo puede ahogarse literalmente en el huevo.

 

Humedad óptima
El nivel óptimo de humedad durante la pre eclosión (hasta el 20º día) está entre el 40 y el 60 por ciento.

 

El día de la eclosión, la humedad debe aumentar al menos hasta el 70% para que la cáscara del huevo siga siendo lo suficientemente elástica como para que los polluelos puedan penetrar fácilmente durante la eclosión.

Oxígeno

Para que la cría tenga éxito, es indispensable que los huevos incubados reciban suficiente aire fresco. Si el huevo carece de oxígeno, el germen o el polluelo desarrollado morirán.

El suministro de oxígeno y la humedad están relativamente relacionados. Si hay que abrir la tapa de la incubadora para suministrar aire fresco, la humedad cambia al mismo tiempo.

Para evitar fuertes fluctuaciones del clima de incubación y seguir garantizando un suministro de oxígeno suficiente, tiene sentido el uso de orificios de ventilación resellables. Permiten que llegue suficiente aire fresco a los huevos sin afectar demasiado al clima de cría.

Volteo regular de los huevos para incubar

En la naturaleza, la gallina realiza el volteo diario de los huevos. En la cría artificial, el ser humano, o en el caso de los dispositivos de giro semiautomáticos o totalmente automáticos, la máquina, debe asumir esta tarea.

Si los huevos incubados no se giran con regularidad (al menos 4 veces al día) el polluelo puede desarrollarse, pero se pega a la cáscara del huevo e inevitablemente muere.

Sin embargo, el volteo de los huevos sólo debe hacerse hasta el día 18. No se da la vuelta en los últimos tres días antes de la eclosión para facilitar el nacimiento del polluelo.

Esquilando huevos de gallina

Los huevos deben ser esquilados, es decir, vaciados, por primera vez el séptimo día después de haberlos colocado en la incubadora. Los huevos fecundados pueden identificarse claramente por el germen y las pequeñas venas, mientras que los huevos no fecundados suelen aparecer brillantes.

Así, los huevos no fecundados pueden retirarse directamente de la incubadora para dejar más espacio a los huevos fecundados.

El día 14, se produce la segunda esquila de los huevos. Ahora se puede ver claramente el desarrollo del polluelo, y también se pueden distinguir los huevos muertos.

El cizallamiento de los huevos no sólo crea espacio en la incubadora, sino que permite retirar a tiempo los huevos podridos de la máquina.

link

 

Por último, el esquilado también satisface la curiosidad del criador.

Deja un comentario