Micoplasmosis aviar

Micoplasmosis gallinas
Existen numerosas enfermedades infecciosas que afectan a nuestros pollos. Algunas de ellas pueden asignarse exactamente a una causa, mientras que otras dependen de factores que influyen para llegar a un brote. Se denominan entonces enfermedades factoriales, ya que el propio agente patógeno no suele ser capaz de desarrollar la potencia suficiente para desencadenar la enfermedad. Más bien, se necesita un debilitamiento del sistema inmunitario para que la enfermedad se manifieste. La micoplasmosis es una enfermedad de este factor, que es una infección crónica y epidémica causada por bacterias de la clase Mollicutes.

Breve visión de la micoplasmosis

Los pollos infectados con micoplasmosis no suelen ser clínicamente sintomáticos. Es decir, no notan la infección. Los patógenos pueden transmitirse de los padres infectados a su descendencia a través del huevo. Sólo cuando se dan circunstancias adicionales, es decir, cuando el sistema inmunitario del pollo infectado está debilitado, se desata la enfermedad y aparecen los síntomas.

Los factores desencadenantes pueden ser otras infecciones, por ejemplo E. coli, la alta densidad de población, las malas condiciones de alojamiento, el estrés, los errores de alimentación y otras influencias externas sobre el bienestar. Los animales jóvenes de entre 4 y 8 semanas de edad corren un riesgo especial, ya que su sistema inmunitario aún no está completamente desarrollado.

Debido a las condiciones de cría, en su mayoría mejores y más respetuosas con los animales, la micoplasmosis es mucho menos frecuente en el sector de la cría privada de pollos que en las grandes explotaciones de engorde y de cría.

El agente causante de la micoplasmosis

Las bacterias responsables de la micoplasmosis son los micoplasmas, una especie de bacterias del grupo de los Mollicutes. A diferencia de las demás bacterias, los micoplasmas no tienen pared celular. Así, se asientan como pequeños parásitos en o sobre sus células huésped y toman de ellas lo que necesitan para vivir.

Un organismo sano no tiene problemas con este comportamiento parasitario de los micoplasmas, pero un organismo debilitado se debilita aún más. Además, los micoplasmas tienen un carácter de infección crónica y viven en su huésped durante meses sin causar ningún problema. Mientras tanto, el huésped se convierte en un excretor permanente de la bacteria a través de los fluidos corporales, lo que asegura su persistencia y propagación. Por ejemplo, pasan al siguiente huésped a través de la saliva, el moco, etc. y lo infectan también.

En las aves de corral se conocen 22 especies de micoplasma, pero en los pollos sólo dos de las especies (M. gallisepticum y M. synoviae) son patógenos importantes. Por cierto, la falta de pared celular hace que la lucha contra los micoplasmas no sea fácil, ya que los antibióticos del grupo de las penicilinas y cefalosporinas no son eficaces.

Síntomas de la micoplasmosis

Algunos síntomas son característicos de la micoplasmosis en los pollos. Dependiendo del patógeno, hay diferentes indicaciones para ello. Si M. gallisepticum está implicado, lo primero que se observa es un aumento de la mortalidad de los embriones, así como un bajo rendimiento de la puesta y una inflamación del intestino de la puesta, de los sacos aéreos o del tracto respiratorio superior. Si se añaden infecciones secundarias con otros patógenos, se puede observar hinchazón de los senos y secreción nasal, así como un aumento de la mortalidad.

En la micoplasmosis sinovial, también conocida como sinovitis infecciosa, el cuadro clínico se presenta de dos formas distintas. La forma articular comienza con un estado general deteriorado, seguido de una inflamación de las articulaciones, las vainas de los tendones y la bursa. La falta de movimiento es entonces la consecuencia, así como se nota un crecimiento diferente de los pollos de la misma edad. Sin embargo, la forma articular de la micoplasmosis no tiene que manifestarse necesariamente en la zona de las articulaciones; los síntomas respiratorios también son posibles con el patógeno M. synoviae. En este caso, las inflamaciones de los sacos aéreos están en primer plano y las infecciones secundarias contribuyen a la gravedad de los síntomas. En esta forma de micoplasmosis también se observa un desarrollo diferente de las crías.

En los pollitos recién nacidos, los micoplasmas causan una elevada mortalidad. En los primeros 8 días, se secan y mueren.

Tratamiento y prevención de la micoplasmosis

La mejor opción de tratamiento para la micoplasmosis es la prevención. Una buena higiene y una rigurosa selección de la cría pueden mantener a las manadas libres de micoplasmosis. Lo que suele ser fácil de hacer en la cría de pollos por afición, o se da por sentado de todos modos, es bastante difícil en la cría industrial. No es infrecuente que se lleve a cabo un sacrificio completo en caso de infestación, especialmente del ganado reproductor.

También es habitual el uso preventivo de antibióticos como protección eficaz y por último hay que mencionar las vacunas contra la micoplasmosis, aunque no están exentas de polémica.

El criador de pollos aficionado haría bien en someter a su manada a pruebas de detección del patógeno, lo que puede hacerse fácilmente mediante la detección de anticuerpos en la sangre.

La cría óptima y la cuarentena y las pruebas de los recién llegados completan también las medidas eficaces contra la micoplasmosis.

Deja un comentario