La historia de las gallinas

Del huevo a la gallina

Se suele decir que primero fue la gallina y luego el huevo. Una conclusión lógica, pero sólo a primera vista. Era el huevo que existía mucho antes que la gallina. Según las investigaciones, su desarrollo podría haber comenzado hace mil millones de años. Sin embargo, ¡no en la forma en que la conocemos por nuestras gallinas de hoy! Una mirada a la historia de nuestro pollo doméstico arroja algo de luz sobre esta audaz afirmación.

GalloHuevos de gallina

Gallo y huevos de gallina

¿Los ancestros de las gallinas domésticas eran dinosaurios?

Nuestras gallinas descienden de “reptiles amañados”, como dijo muy bien el naturalista inglés Thomas Henry (1925-95). Los ancestros de nuestra bien educada gallina doméstica eran dinosaurios ponedores de huevos y también depredadores bastante peligrosos. Los cambios en el curso de la historia, desde los pesados lagartos de dos patas de la línea de las rapaces, hasta la gallina volador de hoy, sólo requieren tiempo. Las escamas de reptil se cambiaron por plumas hace unos 150 millones de años. Sólo las escamas de sus pies siguen siendo testigos de sus antepasados, al igual que la nidada de huevos.

Escamas en las patas de las gallinas
Con lo que habríamos llegado de nuevo a nuestro huevo, que a la vista del desarrollo evolutivo estaba definitivamente ahí antes que la gallina, pero que hoy está provisto de una cáscara de cal más firme. Así que hubo un largo camino desde el ave primitiva, el dinosaurio emplumado, hasta el pollo doméstico.

Gallinas como mascotas

El pollo de cresta roja (pollo bankiva) es considerado en la historia como el progenitor de nuestro pollo doméstico. La domesticación exitosa, es decir, la transformación de animal salvaje en animal doméstico, comenzó mucho antes del nacimiento de Cristo, hace casi 8.000 años, como demuestran los hallazgos óseos del Neolítico. En esa época, el hombre evolucionó de cazador-recolector a agricultor sedentario. En Europa Central, los primeros indicios de que los humanos criaban gallinas se encontraron a principios de la Edad de Hierro. Sin embargo, en aquella época se les mantenía exclusivamente en el interior, ya que no eran muy caprichosos y además eran muy buenos voladores. En España fueron los fenicios quienes domesticaron gallinas en el primer milenio precristiano, en Suiza hay hallazgos del siglo V IV a.C. que sugieren que se criaban gallinas. En el ámbito cultural griego, los pollos se criaban principalmente para las peleas de gallos y no para el consumo.

Los romanos y las gallinas

Sin embargo, tenemos que agradecer a los romanos el avance y la amplia difusión del  pollo doméstico en Europa. Fueron ellos los que criaron pollos a gran escala a lo largo de la historia y los hicieron conocidos y populares como fuente de carne y huevos. Por cierto, la primera guía sobre la cría de pollos se remonta a la antigüedad. Lucius Iunius Moderatus Columella escribió en la primera mitad del siglo I d.C. una extensa guía agrícola en 13 volúmenes, dedicada, entre otras cosas, al tema de la cría de gallinas y sus razas.

¿Sólo existe el pollo Bankiva en nuestros pollos?

Se supone fácilmente que el pollo Bankiva es el único responsable del origen de las numerosas razas de pollo. Aunque en los antiguos escritos griegos y romanos no se mencionan gallinas silvestres, es probable que se apareasen con la gallina Bankiva domesticada y que simplemente no se conociese su existencia en aquella época. Se dice que la gallina de sol, la gallina de Lafayette y la gallina de cola bifurcada han contribuido a la multitud de razas de gallinas actuales. Debido a su movimiento de deslizamiento, estaban bastante ligados a su ubicación. A lo largo de la historia tuvieron que adaptarse a su entorno natural para sobrevivir y esto también incluyó el apareamiento con otras razas.

Deja un comentario