El vallado del corral de las gallinas

Para mantener a los pollos de forma adecuada a su especie, es necesario, por supuesto, disponer de una zona exterior correspondiente, además de un gallinero. Dependiendo de la raza que tenga en mente para mantenerlos, el recinto exterior también debe ser de la misma naturaleza. En el caso de las razas de pollos con patas de pluma o con cresta, por ejemplo, es necesario un corral cubierto para proteger el plumaje de la contaminación y las enfermedades resultantes.

Las razas de gallinas voladoras y, sobre todo, ligeras, como la Brakel o la Bantam, requieren un recinto cerrado por todas partes si se quiere mantenerlas a raya. Las razas de carne pesada, en cambio, suelen arreglárselas con alturas de valla muy bajas, de poco más de un metro, gracias a su reticencia a volar. Para las razas de pollos pesados de peso medio y amantes del vuelo, una altura de la valla de unos 180 cm suele ser suficiente para mantener la manada de pollos en su sitio.

Vallado del corral de las gallinas

A continuación se enumeran las opciones de vallado disponibles, lo que los criadores de pollos deben tener en cuenta a la hora de elegir el vallado para sus pollos y los vallados que no son adecuados. La selección no pretende ser exhaustiva y se basa principalmente en las opciones menos costosas.

Recinto – cerrado por todas partes

Las ventajas de un recinto cerrado por todas partes son evidentes. Si se coloca correctamente, las gallinas no pueden escapar de la valla, ni pueden entrar depredadores como martas, zorros o halcones. Sin embargo, una valla para un recinto de pollos de este tipo también tiene desventajas, ya que debe ser estable y a prueba de arañazos y picotazos, lo que requiere no sólo artesanía, sino también un material adecuado.

Redes para gallinas

Si está jugando con la idea de hacer que sus pollos sean criados en libertad de forma rápida y económica, le conviene utilizar una red para pollos. Sin embargo, lo principal debe ser la calidad, que a veces tiene su precio. Por encima de todo, la red debe ser a prueba de desgarros, picotazos y arañazos, y también tan estable que ni los pollos puedan salir ni los enemigos entrar en el corral libre. Con las martas, una red para pollos es bastante difícil, porque sus dientes no rehúyen las redes de plástico.

También hay que tener en cuenta una determinada carga de nieve cuando se utiliza una red para pollos. Esto también es de esencial importancia para la construcción del marco. En cualquier caso, debe ser lo suficientemente estable como para sostener la red para pollos incluso en condiciones climáticas adversas (nieve, viento, caída de hojas) sin ceder ni derrumbarse.

Como con todos los cercados para pollos, hay que prestar atención al tamaño de la malla. Especialmente en la zona inferior, a nivel del suelo, las distancias no deben ser demasiado grandes, para que ni siquiera los polluelos puedan escapar. Además, el extremo de la valla debe estar conectado al suelo, a ser posible enterrado, para que las gallinas no se hagan un hueco arañando la valla.Aquí, la cría se escapa rápidamente de la valla y explora el mundo por su cuenta. Por cierto, donde puede salir algo, también puede entrar algo. Por “algo” se entiende no sólo los depredadores y las plagas (rata, ratón), sino también otras pequeñas aves silvestres, que se sirven del bufé y dejan sus excrementos (a veces, sucios) en el espacio libre de las gallinas.

 

Alambre de conejo

La alambrada para conejos es muy adecuada como valla para corrales de pollos debido a su pequeño tamaño de malla. Además, ofrece suficiente resistencia a los arañazos y al picoteo y tampoco es tan fácil de penetrar por los dientes de la marta.

alambre de conejo para vallado de corral

Alambre para conejos como valla para el corral

El alambre para conejos también puede sumar puntos en cuanto a su ligereza y fácil manejo. Sin embargo, en este caso, al igual que en el de la red de pollos, hay que tirar la vista del marco de sujeción. Especialmente si el alambre se utiliza también para el techo, es necesario trabajar con suficientes tirantes transversales, para que el alambre de conejo no se doble incluso bajo cargas como la nieve o las hojas o la estabilidad del andamio se tambalee. Los costes de un corral libre de pollos fabricado con alambre para conejos siguen estando dentro del rango de tolerancia, aunque en este caso hay que esperar costes más elevados que los de la red para pollos.

 

Malla metálica

La alternativa más cara para un recinto para pollos completamente cerrado es la malla metálica. Aunque la valla de alambre revestida de plástico brilla por su estabilidad en cuanto a la resistencia a los arañazos y al picoteo, así como a la mordedura, pero la subestructura también debe construirse de forma tan estable que pueda sostener la malla de alambre bastante pesada. Debido al mayor tamaño de la malla, la resistencia a la nieve no es tan rígida como en el caso de la malla de gallinero y la alambrada para conejos, pero hay que mejorarla sobre todo en la zona inferior, a ras de suelo.

Aquí las crías se cuelan rápidamente en la valla y exploran el mundo por su cuenta. Donde algo puede salir, algo también puede entrar. Por “algo” se entiende no sólo los depredadores y las plagas (rata, ratón), sino también otras pequeñas aves silvestres, que se sirven del bufé y dejan sus excrementos (a veces, sucios) en el espacio libre de las gallinas.

Vallado – abierto en la parte superior

Las razas de pollos no voladores se encuentran maravillosamente bien en una valla abierta en la parte superior. La ventaja de esto es la instalación relativamente sencilla y los costes de material asociados. La desventaja entonces también se hace evidente rápidamente. Los depredadores pueden entrar en el recinto y los excrementos de las aves que viven en libertad también pueden entrar en la pajarera, lo que supone un riesgo potencial, aunque no muy alto, de enfermedad.

Malla metálica – el clásico

La malla metálica es ideal para los corrales de pollos que deben estar abiertos por arriba. Se puede instalar fácilmente y con pocas herramientas y está disponible con todos los accesorios (estacas, materiales de fijación, puertas, etc.) en varias alturas. Sin embargo, hay que prestar especial atención a la zona inferior, sobre todo si tiene ambiciones de cría y no es reacio a algún que otro polluelo. Les encanta colarse por las mallas, bastante grandes, y ponerse cómodos fuera del recinto protector. Para evitarlo, el extremo inferior debería mejorarse con un vallado adecuado de malla pequeña.

La zona inferior debe ser a prueba de resbalones de al menos un metro – ¡nunca subestimes las habilidades de salto de los pollitos! También debe estar anclada al suelo para que los arañazos de las gallinas no creen ninguna fisura bajo la valla. Lo ideal es cavar la valla al menos treinta pulgadas en el suelo en todo su perímetro. Mejor aún un poco más, porque dependiendo de la raza de pollo que se tenga, los cráteres raspados en el corral a veces adquieren dimensiones increíbles.

Redes avícolas electrificables

Lo que muchos conocen como cercado móvil para ovejas también se utiliza en la avicultura. Las redes electrificables en forma de rollos, incluidos los aislantes, que sólo hay que desenrollar e introducir en el suelo, suenan tentadoras a primera vista. A esto hay que añadir el precio inmejorablemente bajo de este tipo de vallas. Sin embargo, la desilusión llega bastante rápido, porque las redes para aves de corral están más bien diseñadas para los gansos. Su tamaño de malla en la zona inferior es suficiente para los pollos adultos, pero no es adecuado para los polluelos.

Además, la altura es en la mayoría de los casos apenas suficiente para mantener la manada de pollos bajo control. Sólo las razas poco o nada voladoras, como las pesadas Brahma o Cochin, pueden mantenerse bien con la red avícola electrificada de unos 100 a 120 cm de altura. También hay que tener en cuenta que hay que conectar una fuente de alimentación adecuada. Las aves de corral son una de las especies más difíciles de mantener, debido a su anatomía. Las plumas y el pico funcionan maravillosamente como aislantes, y las finas patas hacen el resto para hacerlas menos tangibles para el flujo de corriente.

Pequeño consejo

Los pollos, siempre que la valla sea un obstáculo serio y no una mera “altura de rebote”, rara vez vuelan por encima de la valla de una sola vez. Con mucho gusto, el primer medio metro en la valla se sube correctamente batiendo las alas. Una vez que llegan a la cima, se detienen antes de empezar a bajar al suelo al otro lado de la valla. La huida puede evitarse de forma muy eficaz si se fijan dos alambres finos por encima del extremo de la valla a una distancia de unos 10 cm (preferiblemente apuntando hacia dentro en un ángulo de 45 grados).

Deja un comentario