El lenguaje corporal de las gallinas

Las gallinas reaccionan a las vocalizaciones de sus congéneres con un comportamiento adaptado. Pero, además, disponen de otro medio de comunicación, a menudo utilizado como complemento del lenguaje hablado.

Körpersprache beim Huhn

Lenguaje corporal en la gallina

 

Dado que la gallina vive en un orden estrictamente jerárquico, una gran parte del lenguaje corporal puede observarse, en consecuencia, en los enfrentamientos cotidianos de menor o mayor envergadura. En muchos patrones de movimiento se utilizan las alas, con las que la gallina es capaz de expresar mucho.

Aleteo de las alas

Al igual que el cacareo, el batir de alas es una expresión del gallo con la que irradia confianza en sí mismo. En esta ocasión, las cubiertas de las alas están pegadas sobre la espalda. Entre otras cosas, deja claro su reclamo territorial, a menudo este comportamiento también sirve como introducción a las llamadas de los cuervos. Obviamente, las gallinas son muy receptivas a este comportamiento. Hay estudios según los cuales las gallinas, si pueden elegir libremente entre dos gallos, eligen en la mayoría de los casos aquel cuya frecuencia de batido relativa es mayor.

Rascar con la pata

Un gesto de superioridad es el “arañazo” aplicado sobre todo por el gallo. Aquí, circunnavega la gallina paso rígido con la cabeza medio bajada. Despliega el ala de su mano por el lado exterior, es decir, el que da la espalda a la gallina, de forma que roce audiblemente contra las patas. La intención de patear se expresa a menudo a la gallina de tal manera, también los gallos jóvenes rodean de esta manera a los hermanos de rango inferior. De forma debilitada y con la cabeza más alta, una gallina también puede expresar de esta manera su posición frente a una compañera de rango inferior.

Agitar las alas

También un estado de ánimo bastante opuesto expresa la gallina con las alas, es decir, con una especie de agitación o meneo. Se muestra delante de los animales de mayor rango, cuya visión les impresiona mucho. El plumaje de todo el cuerpo está bien puesto, se hace “fino”. Las alas se balancean dos o tres veces, normalmente con una breve vacilación, antes de repetir el balanceo durante la siguiente retirada.

Elevación del ala

Similar a este comportamiento es el levantamiento de alas. Si una gallina amenaza a otra y, después de que ésta la haya esquivado, se pone involuntariamente delante de otra de mayor rango, que ahora le devuelve la amenaza, la primera baja rápidamente la cabeza y levanta las alas mientras se aleja. Este gesto de disculpa suele ser reconocido y la gallina que ha amenazado inadvertidamente no debe temer ninguna consecuencia de la gallina de mayor rango.

Amenazar

Amenazar generalmente sirve para enfatizar la posición de uno en el grupo. Señala la disposición a luchar. Los gallos amenazan en contraste con las gallinas en silencio. Se colocan para ello generalmente de lado del adversario, la cola se pone algo después del lado del adversario. El hombro exterior se eleva y el que mira al amenazado se baja un poco. La postura resultante recuerda un poco al “pie rascado”, pero aquí falta el despliegue del ala de la mano.

Cuando las gallinas amenazan, lo hacen en una postura muy erguida, con las plumas juntas, los arcos de las alas levantados y las puntas de las alas cerradas claramente bajadas. Toda la forma del cuerpo se vuelve ahora más angulosa, más grácil. Si la lucha es inminente, las plumas del cuello también se erizan y la cola se extiende.

Gallina madre

Una forma especial, ya que no suele verse durante todo el año, es el lenguaje corporal de la gallina madre. Mientras que otras gallinas tienden a poner su plumaje, la gallina madre eriza el suyo a la menor molestia. Debido a su equilibrio hormonal alterado, suelen ser más agresivos y a menudo no se privan de gritar a un perro grande. Si se ven acosadas con sus polluelos, por ejemplo, por una gallina o un gallo de mayor rango, erizarán todo su plumaje, con las alas desplegadas hacia los lados y hacia abajo, bajando la cabeza servilmente en el proceso. Se trata de una postura puramente defensiva, que sirve de elemento disuasorio, lo que suele conducir al éxito. Esto se debe, entre otras cosas, a que finalmente se aparta del alborotador, ocultando así su rostro.

La ocultación de la cara no sólo tiene método con las gallinas. También los gallos derrotados hacen, no pueden huir, esto y meten la cabeza a veces en cavidades o rincones. Con ello desaparece el incentivo para el oponente a un nuevo ataque. Las gallinas se reconocen entre sí por sus rostros, y escondiéndolos pronto se aplacará la furia del enemigo.

Algo que las gallinas, por ejemplo en contraste con el pavo no conocen, es una verdadera actitud de humildad. Pues bien, ponen a los compañeros de rango superior frente al comportamiento servil al día lo que suele hacer que el oponente no persiga más al inferior. Todavía-guardando al más fuerte sin embargo su lugar más vulnerable para ofrecer, como hace por ejemplo el lobo, si ofrece al adversario el cuello, lo que esto entonces inhibe para morder, es extraño a las gallinas.

Deja un comentario