De la gallina de corral a la gallina por afición

Gallina por afición

Al principio, sólo eran compañeros de viaje que se unían a los humanos como parásitos y se ocupaban de la basura como recicladores de residuos; hoy, alimentan a gran parte de la población humana. Pero eso es sólo una cara de la moneda, porque la domesticación del pollo va mucho más allá de “domesticar” a la gallina bankiva salvaje hasta convertirla en un alimento popular. Lo que en su día surgió del pollo de corral y creció en escala con la industrialización, también evolucionó en otra dirección: la de la cría de pollos por afición.

Procedente del pollo de corral

Aunque la domesticación de la gallina tuvo lugar hace unos 8.000 años y, por tanto, los pollos se encuentran entre las primeras aves silvestres domesticadas, el camino hasta llegar al pollo como animal de compañía fue mucho más largo. Hace sólo unas décadas, la cría de pollos como hobby se imponía. Antes, uno se preocupaba más de mantener los pollos exclusivamente por su utilidad como proveedor de carne y huevos. Si bien la cría de pollos estaba reservada a la población rural de la época, una granja sin pollos prácticamente no existía, hoy en día se pueden encontrar pollos cada vez más en las grandes ciudades. Ello se debe no sólo a un replanteamiento de la población en relación con la cría masiva de animales, sino también a la exhibición de pollos, que cada vez se encuentra más en los huertos y patios. Es probable que la cría de pollos como hobby haya surgido incluso a partir de la industrialización y el replanteamiento asociado a ella, o al menos sea muy dependiente de la misma. La cría de pollos como hobby podría considerarse una mezcla de la cría de pollos de exposición y de pollos en jaulas en batería, por lo que la primera también es un hobby en el sentido del término. Por otra parte, la diferencia entre la cría de pollos por afición y la cría de pollos con fines de exposición es, en esencia, muy similar. Sólo la participación en exposiciones de pollos es menos relevante para el criador de pollos aficionado en este sentido. Mantiene pollos para la diversión del animal, menos para el énfasis de las características individuales de la raza y utiliza naturalmente también la adición libre en forma de huevos, a veces incluso la carne con gusto.

El típico pollo de corral

Las características que hacían tan popular al pollo de corral eran, sobre todo, su escasa exigencia con la mayor utilidad posible. El beneficio de una gallina de corral para los humanos era, por supuesto, la adición de alimento a la cadena alimentaria, es decir, el suministro de huevos y carne. Al fin y al cabo, las gallinas no se criaban en las granjas por “amor” y belleza, aunque ciertamente la belleza se tomaba como un plus. Como los tiempos han cambiado y la industrialización ha aumentado y la cría industrial se ha hecho más frecuente, los pollos se encuentran ahora en las granjas casi exclusivamente del sector ecológico. Las características del típico pollo de corral también difieren de las de los animales de exhibición y de los que tienen una corta existencia en gallinas en batería o en establos de engorde. El objetivo principal de la gallina de corral típica era, y por supuesto sigue siendo, una gallina sana y resistente con buenas características de puesta, una producción óptima de carne y una buena conversión alimenticia, todo ello unido a una alta fertilidad en una clase de peso medio.

El típico pollo de afición

En principio, el pollo de afición es similar al típico pollo de granja, al menos en términos de salud y conversión de alimentos. No tiene problemas de errores de alimentación y no se enferma aunque pase una o dos noches fuera porque el árbol es mucho más agradable que el gallinero donde debe pasar la noche. Sin embargo, para la cría de pollos como hobby, la eficiencia económica no es necesariamente una de las características decisivas a la hora de decidirse por una determinada raza. Más bien, aquí también se puede estropear un poco el ojo, porque un pollo de afición es más una mascota que un animal de granja. Y no hay que olvidar que un pollo domesticado da más placer al propietario de un pollo aficionado que un representante de la raza que prefiere disfrutar de su vida fuera de la vista del hombre y para el que el agitado aleteo a cada sonido forma parte de la rutina diaria. En cuanto a la pureza de la raza, hay gustos muy diferentes en el sector de la afición. Mientras que algunos criadores de pollos prefieren los animales de raza pura, porque aquí la óptica y el carácter están disponibles de forma homogénea evaluable, los otros favorecen los híbridos de raza, con el fin de unir diferentes características en un solo pollo. Que sea un pollo de raza pura o más bien cruzado, es por tanto una cuestión de gusto personal.

Deja un comentario