Cosas que hay que saber sobre el pollo

Nuestro amigo emplumado el pollo es realmente fenomenal. Casi una caja de huevos. Teniendo en cuenta que el pollo doméstico desciende del reptil, es bastante sorprendente cómo la evolución ha podido convertirlo en una mascota tan magnífica y beneficiosa. Por encima de todo, es la observación minuciosa la que no deja de sorprender al criador de pollos. Sin embargo, algunas de estas asombrosas hazañas de nuestro pollo están ocultas y no siempre se pueden ver sólo con la observación.

Fascinación invisible y visible

Las fascinaciones visibles de los pollos incluyen ciertamente su alimentación, así como su comportamiento de ordenamiento y su comunicación entre pares. Sin embargo, no son visibles las características fisiológicas de nuestro pollo doméstico. Sólo con el conocimiento de las habilidades ocultas se hace explicable un comportamiento tan típico de los pollos. Por ejemplo, en el caso de la ingesta de alimentos, cuando se trata de introducir un nuevo pienso en el gallinero. Los granos, que se despreciaban al principio, se comen de repente con avidez después de un tiempo de arranque. Se podría pensar que esto se debe al sabor especial, pero el sentido del gusto está muy poco desarrollado. El conocimiento del sentido de la vista también proporciona algunas respuestas reveladoras con respecto al comportamiento de los pollos. Por ejemplo, el típico paseo en zigzag del pollo, que es absolutamente necesario.

Comportamiento llamativo del pollo

Orden de precedencia

Por otro lado, el comportamiento social de nuestros pollos domésticos es mucho más “obvio”. El orden jerárquico no sólo determina quién ocupa el mejor lugar en la percha, sino también quién come primero. Cuanto más alto se coloque el respectivo pollo, más alto es también su rango y más se picotea hasta el “fondo”. Sabiendo esto, es fácil mantener a raya las peleas de rango, sólo hay que colocar las perchas a una altura.

Comunicación

La comunicación entre los pollos suele producirse mediante vocalizaciones. Tanto el oído como el “habla” están muy bien desarrollados en el pollo. Los pollos tienen más de 30 vocalizaciones diferentes en la manga. Los pollos domésticos son claramente más habladores que sus homólogos salvajes. El vocabulario del pollo doméstico es muy superior al del pollo salvaje.

Comportamiento de confort

A nuestros pollos les encanta un cierto nivel de confort y, por supuesto, tiene que haber higiene personal. No sólo comer, rascarse y dormir son sus actividades favoritas. Los amplios baños de arena o una siesta al sol, con las alas desplegadas, forman parte de las facetas agradables de la vida de toda gallina.

Características fisiológicas del pollo

Ingesta de alimentos

La anatomía de la cabeza del pollo requiere que para ver el grano que tiene delante, el pollo debe primero echar la cabeza muy atrás. Sólo ahora puede analizar la posición y el tamaño del grano y recogerlo mediante un rápido movimiento hacia delante con el pico. Sin embargo, no siempre se acierta en el primer intento con el grano objetivo. El hecho de que un pollo tome el alimento ofrecido depende principalmente del tamaño y la forma del grano, y no tanto de los componentes del sabor. Si la forma y el tamaño del grano se adaptan al devorador, lo tomará, de lo contrario lo despreciará. Sin embargo, el hambre, la curiosidad y también la experiencia (la copia de otros pollos) pueden inducir a un pollo a ingerir granos desagradables y grandes (por ejemplo, el maíz).

Sentido de la vista

Con la vista, el pollo ha sido cuidadosamente considerado por la madre naturaleza para sus circunstancias ordinarias. Es decir, está dotado de un excelente sentido de la proximidad, y puede distinguir excelentemente los objetos pequeños hasta una distancia de 5 metros.

Por otro lado, la visión de lejos es pobre. En este caso, el pollo sólo ve objetos grandes de forma razonablemente nítida y sólo hasta una distancia de unos 50 metros. La “visión defectuosa” explica el comportamiento territorial del pollo, que es reacio a alejarse mucho de su gallinero. También la visión espacial es un asunto algo complicado con el pollo. De nuevo, la culpa es de la anatomía, porque para la visión espacial, primero un ojo y luego el otro deben apuntar a un objeto. Esto da lugar a la típica marcha en zigzag de nuestros pollos, ya que, de lo contrario, difícilmente podrían mantener el equilibrio y caminar “sin tropezar”. Por cierto, la visión del color del pollo es muy buena, al menos puede distinguir bien los colores en la luminosidad. Sin embargo, en la oscuridad, la visión es muy limitada: los pollos son bastante ciegos de noche.

Características especiales

Para compensar su difícil visión, los pollos están dotados de un sentido especial. Los órganos vibratorios de toda la piel, y especialmente de las piernas, garantizan la percepción de las más pequeñas vibraciones del suelo y del aire. Esto hace posible que el pollo advierta la aproximación del enemigo incluso en la más profunda oscuridad o desde posiciones de aproximación desfavorables. Otra característica especial es la extrema fluctuación de la temperatura corporal. Este se encuentra con el pollo de casa, es decir, entre 39,8 y 43,6 grados Celsius. La temperatura corporal está regulada por la glándula pineal. El pollo tampoco tiene glándulas sudoríparas, por lo que la temperatura se regula con el pico y las alas. El pico se abre cuando hace calor y las alas se levantan para permitir la circulación del aire. También se suele introducir el pico en agua fría para enfriar la sangre de la arteria carótida y, por tanto, el cuerpo calentado.

Deja un comentario