Alimentación y cría durante la fase de cría de gallina

Criar pollos y criar a su descendencia es relativamente fácil. En cambio, criar una raza según el estándar de la raza requiere bastante reflexión e intuición. Sobre todo, hay que prestar atención a la selección de los padres, porque sólo los padres correctos, bellos y de alto rendimiento transmiten sus cualidades a la descendencia. Pero incluso la mejor composición genética sirve de poco si no se tienen en cuenta los factores ambientales durante la cría. La alimentación, el establo y la luz del día son casi tan importantes para el éxito de las crías como los buenos genes. Pero, ¿qué ocurre ahora después de que se hayan reunido las líneas de reproducción?

Requisitos previos para el éxito de la cría de gallina

Mediante la selección selectiva de los animales de cría, se espera que la composición genética esté en el rango óptimo según las posibilidades genéticas. Sin embargo, para que la composición genética desarrolle todo su potencial, las condiciones ambientales también deben ser las adecuadas. Y éstas comienzan con una fecundación lo más exitosa posible. El factor decisivo que influye en la producción y la calidad del esperma del gallo es la luz. En la literatura técnica se puede leer a menudo sobre un tiempo de iluminación óptimo de 14 horas. Especialmente para los criadores de pollos que quieren estimular a sus pollos para que críen ya en febrero, este momento de iluminación juega un papel importante, ya que la duración del día en esta época del año simplemente no proporciona tanta luz por naturaleza. Por lo tanto, en épocas anteriores, la cría no solía iniciarse hasta abril o mayo, cuando los días se hacen más largos. Sin luz, la glándula pituitaria, que genera las hormonas necesarias para la producción de esperma, no está suficientemente estimulada, de modo que incluso un gallo por lo demás potente no puede ofrecer resultados de fecundación prometedores. Las temperaturas también desempeñan un papel crucial en una buena tasa de fertilización. El calor y el frío también tienen un efecto negativo en la producción de esperma y, por tanto, en la fecundación de los óvulos.

La alimentación del gallo y la gallina antes de la cría

No menos importante es también un suministro equilibrado de minerales a través del alimento para pollos. La relación calcio-fósforo, en particular, no debe ser superior a 2:1, de lo contrario la producción de esperma puede verse afectada negativamente. Otros minerales, como el magnesio, el hierro o el manganeso, también tienen un efecto indirecto en el organismo de los pollos y, en la dosis adecuada, son una garantía de buenos índices de fertilización. Un suministro de minerales equilibrado y bien dosificado no sólo es importante para el gallo, sino también para la gallina. Al fin y al cabo, su organismo debe “construir” el óvulo fecundado de manera que represente un lugar de crecimiento óptimo para su polluelo. Además de una cáscara de huevo suficientemente dura, esto incluye también un suministro óptimo de proteínas en el huevo.

Por supuesto, la unidad de cría no debe faltar. Si el instinto de cría no se ha criado por completo, puede controlarse con relativa facilidad mediante la alimentación . Además, un exceso de proteína puede ser fatal para el polluelo que está madurando, ya que se ahoga literalmente en sus propios jugos, al ser incapaz de descomponer el exceso de proteína. Por lo tanto, una reducción de proteínas poco antes y durante la fase de cría es beneficiosa, tanto para el impulso de la cría como para la tasa de eclosión.

Alimentación de la gallina durante y después de la cría

Sin embargo, la fecundación por sí sola no permite el éxito de la descendencia. El mantenimiento y la alimentación de las gallinas de cría también deben adaptarse a la nueva “situación de vida”. En particular, hay que evitar los errores de alimentación para no poner en peligro a las crías. En este contexto, es mejor prescindir por completo del pienso verde, ya que éste suele provocar diarrea. Esto puede hacer que la gallina contamine los huevos, lo que a su vez puede provocar la muerte de los embriones, ya que el intercambio de oxígeno a través de la cáscara del huevo ya no es posible sin problemas. El alimento en grano mezclado con un buen alimento mineral es suficiente para el período de incubación. De todos modos, la ingesta de alimento de la gallina es bastante modesta durante este tiempo y su masa corporal se reduce considerablemente bajo la cría. Sin embargo, después de la eclosión, no hay que descuidar la compensación de esta “cura de ayuno” con un suministro de pienso de calidad adecuada. Por lo general, los piensos de cría de pollos disponibles en el mercado, ricos en proteínas, en combinación con alimentos verdes variados y estimulantes para la digestión (diente de león, ortiga, forraje afilado) son muy adecuados para este fin, no sólo para los polluelos sino también para la gallina.

Deja un comentario